Esta hoja informativa está destinada a quienes padecen de amigdalitis, o a quienes desean informarse sobre el tema. Amigdalitis es la inflamación de las amígdalas, generalmente, como resultado de una infección por un virus o una bacteria.
 
Acerca de la amigdalitis
Síntomas de la amigdalitis
Complicaciones de la amigdalitis
Causas de la amigdalitis
Diagnóstico de la amigdalitis
Tratamiento de la amigdalitis
 

 
Acerca de la amigdalitis

 

Las amígdalas

Las amígdalas son pequeños bultos de tejido que se encuentran en la parte posterior de la garganta, una a cada lado. Ayudan al cuerpo a combatir las infecciones cuando eres joven. Al crecer, participan en menor grado para combatir las infecciones.

 
La posición de las amígdalas
 

 
¿Qué es la amigdalitis?

Amigdalitis significa inflamación de las amígdalas. Afecta a personas de todas las edades, pero es más frecuente en los niños.
 

Síntomas de la amigdalitis

 
Los síntomas de la amigdalitis incluyen:
 

  • dolor de garganta
  • dificultad para tragar
  • cansancio
  • temperatura elevada
  • mal aliento
  • dolor de oído
  • dolor de cabeza

 
Es posible que también observe lo siguiente:
 

  • amígdalas coloradas e hinchadas;
  • que la parte posterior de su garganta está colorada;
  • Placas blancas en las amígdalas (esto es pus de la infección);
  • que las glándulas del cuello están más grandes de lo habitual.

 
Si sus amígdalas están inflamadas, pueden bloquear las vías respiratorias y dificultar la respiración, especialmente mientras duerme. Esto puede causar problemas para dormir. Algunas veces, las amígdalas inflamadas pueden impedir la respiración por un período breve; esto se denomina apnea del sueño.

 
Complicaciones de la amigdalitis

 
La amigdalitis a veces puede provocar complicaciones, entre otras:
 

  • infecciones del oído medio;
  • un absceso en o alrededor de las amígdalas; esto se denomina esquinencia;
  • problemas con la respiración, si las amígdalas están muy agrandadas y obstruyen las vías aéreas o si usted tiene esquinencia;
  • inflamación de los senos nasales (sinusitis);
  • infección pulmonar, como bronquitis o neumonía;
  • inflamación de los riñones (glomerulonefritis aguda);
  • fiebre acompañada de dolor articular o articulaciones hinchadas o rígidas (fiebre reumática);
  • una erupción, que puede desarrollarse si tiene una infección por la bacteria estreptococo  beta hemolítico del grupo A (escarlatina);
  • infección en la sangre (septicemia).

 

Causas de la amigdalitis

 
Existen diversos virus y bacterias que causan amigdalitis. Entre otros, el virus de influenza (gripe), el virus Epstein-Barr (que causa fiebre glandular) y la bacteria estreptococo beta hemolítico del grupo A.
 
La infección puede contagiarse. Si está en contacto cercano con una persona infectada, si la besa, por ejemplo, o está cerca cuando tose o estornuda, puede inhalar gotas de saliva o moco infectado y contagiarse. También existe un riesgo de contraerla si comparte un cepillo de dientes o utensilios para comer con una persona infectada.
 

Diagnóstico de la amigdalitis

 
Su médico le preguntará cuáles son sus síntomas y le examinará. También le hará preguntas sobre su historia clínica. Generalmente, hará un diagnóstico basado únicamente en esta información.
 
Algunas veces, es posible que necesite realizarse un exudado de garganta. El exudado de garganta es similar a un pequeño hisopo de algodón que se usa para tomar una pequeña muestra de moco de las amígdalas. Esto se enviará a un laboratorio para analizarlo y determinar qué tipo de infección tiene.
 
Es posible que deba realizarse un análisis de sangre para ver si tiene fiebre glandular.

Tratamiento de la amigdalitis

 
Autoayuda

Si la infección es leve, es posible que no necesite tratamiento. Existen varias cosas que puede hacer para ayudar a sentirse mejor.
 

  • Descanse en un lugar tranquilo y cálido, e intente dormir.
  • Asegúrese de beber suficiente líquido, ya que la deshidratación puede hacerlo sentir peor.
  • Haga gárgaras con agua salada; esto puede aliviar el dolor de garganta.

 
Existen diversos medicamentos de venta libre que pueden ayudar a aliviar el dolor, entre otros:
 

  • paracetamol; en particular, si retiene el paracetamol soluble en la boca;
  • drogas antiinflamatorias no esteroideas (AINE, por sus siglas en español o NSAIDs por sus siglas en inglés), por ejemplo, ibuprofeno;
  • gárgaras con aspirina soluble (la aspirina no es adecuada para niños menores de 16 años).

 
Lea siempre el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento, y si tiene preguntas, consulte al farmacéutico.
 

Medicamentos

Si la amigdalitis es causada por una infección bacteriana, el médico puede recetar un tratamiento con antibióticos. Si su médico le sugiere que tome antibióticos, probablemente le recete un tratamiento de 10 días. Es importante que complete todo el tratamiento.
 
Consulte siempre a su médico, y lea el prospecto de información al paciente que viene con su medicamento.
 
Los antibióticos solo pueden utilizarse para tratar infecciones bacterianas, por lo que el médico no los recetará si su amigdalitis es causada por un virus.
 

Cirugía

Si tiene amigdalitis más de cinco veces al año o si le impide realizar sus actividades habituales, el médico puede remitirlo a un cirujano otorrinolaringólogo (un médico que se especializa en el tratamiento médico y quirúrgico de afecciones de la garganta, nariz y oídos) para programar una cirugía para extirpar las amígdalas. Esta operación se llama amigdalectomía.
 
Antes de elegir este tratamiento, es importante analizarlo con su cirujano para asegurarse de que comprende los riesgos, los beneficios y las alternativas posibles al procedimiento. A medida que los niños pequeños crecen, la amigdalitis es menos frecuente, por lo que no siempre es necesario realizar una operación.

Esta sección contiene respuestas a preguntas comunes sobre este tema. Las preguntas fueron sugeridas por profesionales de la salud, comentarios en el sitio web y consultas por correo electrónico. Vea nuestras respuestas a preguntas comunes sobre amigdalitis, incluyendo:
 
Tengo dolor de garganta, ¿debo comunicarme con mi médico?
Mi hija falta mucho a la escuela por la amigdalitis, ¿es necesario que se le extirpen las amígdalas?
¿Cuánto dura la amigadalitis?

Tengo dolor de garganta, ¿debo comunicarme con mi médico?

 
Por lo general, puede tratar el dolor de garganta en su casa. Pero comuníquese con su médico si es particularmente grave o no mejora después de varios días.
 

Explicación

Es común desarrollar dolor de garganta varias veces al año. No siempre la causa es la amigdalitis Generalmente, el dolor de garganta desaparece en una semana sin necesidad de ningún tratamiento médico.
 
Si tiene dolor de garganta leve, por lo general, puede tratarlo en su casa. Tome paracetamol o ibuprofeno para el dolor, asegúrese de beber suficiente líquido e intente hacer gárgaras con agua salada tibia. Lea siempre el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento, y si tiene preguntas, consulte al farmacéutico.
 
Comuníquese con su médico si el dolor de garganta no mejoró después de varios días o si tiene:
 

  • alguna dificultad para respirar;
  • alguna dificultad para tragar saliva o abrir la boca;
  • una temperatura elevada persistente;
  • dolor de garganta grave, en particular, con síntomas principalmente de un lado de la garganta.

 
Los dolores de garganta ocasionalmente pueden ser un signo de una afección más seria. Si está preocupado, analícelo con su médico, quien podrá aconsejarle acerca de los análisis o tratamientos que puede necesitar.

Mi hija falta mucho a la escuela por la amigdalitis, ¿es necesario que se le extirpen las amígdalas?

 
Si su hija ha faltado mucho a la escuela y la afección interfiere claramente con su vida diaria, es posible que desee considerar la extirpación de sus amígdalas mediante un procedimiento llamado amigdalectomía. Sin embargo, a medida que los niños crecen, los problemas con las amígdalas son menos frecuentes, por lo que no siempre es necesario realizar una operación.
 

Explicación

Por lo general, las amígdalas de los niños solo se extirpan si les causan dolores de garganta frecuentes, a pesar del tratamiento con antibióticos. Si su hija ha sido diagnosticada con amigdalitis más de cinco veces al año o si la amigdalitis le impide realizar sus actividades habituales, el médico de cabecera puede remitirla a un cirujano otorrinolaringólogo (un médico que se especializa en el tratamiento médico y quirúrgico de afecciones de la garganta, nariz y oídos) para programar una cirugía para extirpar las amígdalas.
 
Generalmente, el número de dolores de garganta del niño se reduce a medida que crece y las amígdalas se reducen en tamaño, por lo que puede no ser necesario realizar una amigdalectomía. Para el momento en que su hija tenga su operación, es posible que haya crecido lo suficiente como para no padecer más de amigdalitis, en especial si debe esperar un tiempo prolongado antes de la cirugía. Es posible que sea mejor esperar y ver si mejora el problema con las amígdalas por sí mismo antes de considerar una operación.
 
Si el cirujano otorrinolaringólogo de su hija considera necesaria la cirugía, le explicará por qué este es el mejor tratamiento para su hija. La mayoría de las personas que tienen una amigdalectomía encuentran que se benefician de la operación. Sin embargo, extirpar las amígalas de su hija no garantiza que no tendrá más dolores de garganta en el futuro.
 
Generalmente, la amigdalectomía es una operación muy segura pero cualquier tipo de cirugía conlleva un riesgo. Analice los riesgos y los beneficios de la operación con el cirujano de su hija.
 

¿Cuánto dura la amigdalitis?

 
La mayoría de las personas se recuperan de la amigdalitis después de una semana o menos.
 

Explicación

Para la mayoría de las personas, los síntomas de la amigdalitis se van dentro de una semana. Sin embargo, puede recuperarse de la amigdalitis mucho más rápido que eso. En cuatro de cada diez personas, los síntomas solo duran tres días. Si el dolor de garganta no mejora después de varios días, consulte a su médico.

Más información

 
ENT UK
020 7404 8373
www.entuk.org
 

Fuentes

 

  • Tonsil surgery. ENT UK. www.entuk.org, consultado el 29 de octubre de 2009
  • Burton MJ, Glasziou PP. Tonsillectomy or adeno-tonsillectomy versus non-surgical treatment for chronic/recurrent acute tonsillitis. Cochrane Database of Systematic Reviews 2009, Número 1. doi: 10.1002/14651858.CD001308.pub2.
  • Recurrent throat infections (tonsillitis). BMJ Clinical Evidence. www.clinicalevidence.bmj.com, consultado el 29 de octubre de 2009
  • Acute tonsillitis: clinical features. GP Notebook. www.gpnotebook.co.uk, consultado el 23 de noviembre de 2009.
  • Sore throat - acute. Clinical Knowledge Summaries. www.cks.nhs.uk, consultado el 23 de noviembre de 2009
  • Respiratory tract infections - antibiotic prescribing. National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE), julio de 2008, www.nice.org.uk
  • Sore throat - acute. Clinical Knowledge Summaries. www.cks.nhs.uk, consultado el 15 de diciembre de 2009
  • Aspirin. British National Formulary. www.bnf.org, consultado el 23 de noviembre de 2009
  • Advice to patients - tonsillitis and sore throat. Scottish Intercollegiate Guidelines Network (SIGN), 1999. www.sign.ac.uk
  • Recurrent acute tonsillitis. GP Notebook. www.gpnotebook.co.uk, consultado el 23 de noviembre de 2009.

 
 
Esta información fue publicada por el equipo de información sobre salud de Bupa, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por pares, por parte de médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.
 
Fecha de publicación: marzo de 2010.
 
 

Temas relacionados

 
Sinusitis aguda
Antibióticos
Infección del oído medio en niños
Drogas antiinflamatorias no esteroideas (AINE, por sus siglas en español o NSAIDs por sus siglas en inglés)
Paracetamol
Faringitis
Amigdalectomía en niños
 

 
Temas relacionados

 
Sinusitis aguda
Adenoamigdalectomía en niños
Antibióticos
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
Sinusitis crónica
Fiebre glandular
Meningitis y septicemia en adultos
Meningitis y septicemia en niños
Infección del oído medio en niños
Drogas antiinflamatorias no esteroideas (AINE, por sus siglas en español o NSAIDs por sus siglas en inglés)
Paracetamol
Neumonía
Escarlatina
Gripe estacional
Sinusitis en niños
Apnea del sueño
Amigdalectomía en niños
 

Artículos relacionados

Publicado por el equipo de Bupa de información sobre salud, febrero de 2011. Esta hoja informativa está destinada a las personas que tienen gripe estacional, o a quienes deseen...
La bronconeumonía es una enfermedad respiratoria provocada por una infección vírica. Los bebés que tienen entre tres y seis meses de edad son quienes...