EL DIRECTOR MÉDICO DE LAS CLINICAS DE SALUD BUPA NOS HABLA SOBRE NUESTROS CORAZONES

  • Bupa aclara los mitos y comparte todo lo que necesitas saber sobre la salud de tu corazón para reducir el riego de padecer enfermedades cardíacas
  • Cada año, más personas mueren a causa de enfermedades cardiovasculares
  • El 30% de muertes en todo el mundo, aproximadamente 17,5 millones de personas están asociadas a enfermedades cardiovasculares

  • Con casi 20 años en la profesión médica, el Dr. Luke James, Director Médico de las Clínicas de Salud Bupa, destaca que en los últimos años se ha venido incrementando la conciencia social sobre la salud cardíaca; sin embargo, considera que hay mucho por hacer para reducir los factores de riesgo. "La mayoría de las personas obvian el funcionamiento del corazón al ser un órgano increíble que nos acompaña a lo largo de la vida entonces, ¿por qué no hacer el trabajo de nuestro corazón un poco más fácil?" reflexiona el Dr. Luke.

    Para ayudar a nuestro corazón a trabajar mejor es importante entender en qué consiste la enfermedad cardíaca, el Dr. Luke señala, "a diario, vemos pacientes que no tienen claros los diferentes tipos de enfermedades cardiacas que existen y por lo tanto, tienen ideas erróneas sobre el riesgo de desarrollar un problema cardiovascular”.


    Tres son los principales mitos que transmiten los pacientes durante las consultas médicas con especialistas:


    MITO 1: "Soy una mujer... y esto solo afecta a los hombres, ¿verdad?"

    La enfermedad cardíaca mata a la misma cantidad de mujeres que de hombres anualmente; sin embargo, en las mujeres es más probable que desarrollen problemas a medida que avanza su edad. Las personas a menudo perciben la enfermedad cardiovascular como algo que afecta principalmente a los hombres dado que, los altos niveles de estrógeno protegen el cuerpo femenino de muchos problemas cardíacos durante mucho más tiempo, hasta que llega la menopausia.

    Al igual que los hombres, el fumar, el aumento de peso, el colesterol alto y los bajos niveles de actividad física a lo largo de la vida, son factores que contribuyen a incrementar el riesgo coronario.

    Se recomienda a hombres y mujeres que a partir de los 45años, acudan a una revisión médica para evaluar sus factores de riesgo tales como; presión arterial y colesterol. Recomendamos también, obtener una tomografía computarizada de calcio coronaria que pueda identificar los problemas potenciales de cada individuo y así permitirles a los pacientes manejar sus riesgos de una manera mucho más personalizada.


    MITO 2: "No tengo de que preocuparme ya que ningún miembro de mi familia ha tenido problemas cardíacos".

    A menudo vemos a los pacientes descartar el riesgo de enfermedad cardíaca porque no hay antecedentes familiares. Si bien no se puede negar el papel de los factores hereditarios, el estilo de vida también juega un papel enorme en el desarrollo de una enfermedad cardiovascular.

    Hoy en día existen muchas herramientas que están disponibles para que las personas entiendan más sobre su propio riesgo y así puedan cuidar sus estilos de vida, una evaluación coronaria sumada a una revisión médica donde se analicen las influencias en hábitos de vida, serán un excelente punto de partida. Controlar regularmente los niveles de colesterol y la presión arterial son hábitos que deben crearse para mantener la salud de su corazón independiente si se tienen antecedentes familiares o no.


    MITO 3: "Me preocuparé más adelante, es un problema de ancianos".

    Más de la cuarta parte de las personas que mueren de enfermedades cardiovasculares a diario tienen menos de 75 años. Como las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en el mundo, la salud del corazón no es algo que debamos postergar hasta que seamos mayores.


    Con una mejor comprensión de las condiciones del corazón, está claro que la forma en que vivimos nuestras vidas todos los días puede tener un efecto positivo en la salud de nuestros corazones. El Dr. Luke James comparte sus consejos para mantener nuestros corazones funcionando óptimamente:


    CONSEJO 1: Coma bien para mejorar el colesterol bueno:

    No podemos negar que entre más peso tengamos, mayor será nuestro colesterol y mayor será el riesgo de desarrollar un problema cardiovascular. Tener un peso saludable es una prioridad absoluta, pero también es útil saber que hay dos tipos de colesterol: el bueno y el malo.

    Una dieta saludable que incluya frijoles, lentejas, avena, ajo, cebollas, pescado, aguacate y aceite de oliva puede ayudar a mejorar los buenos niveles de colesterol (HDL) en su cuerpo y reducir el riesgo de problemas cardiovasculares. Incrementar el consumo de alimentos ricos en proteínas, elegir frutas, verduras coloridas y alimentos ricos en fibra, también pueden ayudar a reducir el colesterol "malo" y mejorar la salud del corazón.


    CONSEJO 2: Dejar de fumar:

    Es un hecho que fumar, aumenta en gran medida el riesgo de enfermedad cardíaca al producir un incremento en la acumulación de grasa lo cual conduce a la obstrucción de las arterias provocando; angina, ataque al corazón o un derrame cerebral. El consejo más sensato es no fumar y para quienes ya lo hacen, se recomienda visitar a su médico para encontrar un método que los lleve a abandonar el hábito.


    CONSEJO 3: Chequeo médico:

    Un examen de salud coronaria es más recomendado para hombres y mujeres entre los 45 y 69 años. Este examen de salud busca evidencia de enfermedad cardíaca, identifica los principales factores de riesgo para cada paciente y ofrece consejos prácticos sobre cambios positivos en el estilo de vida.

    La revisión implica varias pruebas, tomografía computarizada coronaria, así como un riesgo estadístico de acuerdo con su edad que tiene en cuenta datos demográficos. En promedio se invierten 2 horas en los exámenes los cuales van a permitir que el médico tratante, determine los pasos a seguir con cada paciente en función al nivel de riesgo arrojado así como los hallazgos de la exploración de calcio obtenidos a través de la tomografía computarizada.


    CONSEJO 4: No te estreses

    Se ha discutido mucho acerca de la relación entre la enfermedad cardíaca y el estrés, donde este último puede desempeñar un papel importante. Una persona estresada puede beber más, comer de más o comenzar a fumar para aliviar la tensión.

    El estrés también puede aumentar la presión arterial, por lo que es recomendable introducir técnicas para aliviarlo y así reducir el riesgo de problemas para la salud. El aire fresco y un poco de ejercicio regular pueden ser de gran ayuda.

    La actividad física contribuye en la reducción del riesgo de contraer una enfermedad cardíaca. Con el tiempo, una pequeña cantidad de ejercicio al día puede tener efectos positivos en la salud.



Etiquetas:

Artículos relacionados

El ECG registra el ritmo y la actividad eléctrica del corazón. Es un examen que se realiza para determinar si el corazón está sano. Usted se reunirá con el médico, enfermero o...
El bloqueo cardíaco hace que el ritmo cardíaco disminuya o sea irregular. Ocurre cuando hay una disminución o un bloqueo de las señales eléctricas que controlan el ritmo cardíaco...