Esta hoja informativa es para las personas que tienen el tétanos, o que deseen información al respecto.

El tétanos es una enfermedad causada por una infección bacteriana. Afecta el sistema nervioso y al cerebro, causando espasmos y convulsiones que pueden ser mortales.

 
Acerca del tétanos
Síntomas del tétanos
Complicaciones del tétanos
Causas del tétanos
Diagnóstico del tétanos
Tratamiento del tétanos
Prevención del tétanos

 

 Acerca del tétanos

 
El tétanos es una enfermedad causada por la infección de un tipo de bacteria llamada Clostridium tetani, que normalmente entra al cuerpo a través de una herida. Esta bacteria produce una toxina que afecta el sistema nervioso. Esta toxina, a su vez, provoca que los músculos se contraigan repetidamente y causa espasmos.

En 2010, hubo casi 9,700 casos de tétanos en todo el mundo.

 
Síntomas del tétanos

 
La infección del tétanos puede resultar en varios patrones diferentes de enfermedad.
 

Tétanos generalizado

Este es el tipo más común de tétanos y puede poner en peligro la vida. Una persona puede estar infectada con la bacteria del tétanos entre tres y 21 días antes de presentar síntomas. Los síntomas (una vez que aparecen) pueden incluir:
 

  • espasmos musculares o rigidez de mandíbula (trismo)
  • rigidez muscular o dolor, que por lo general comienza en el cuello, hombros y espalda
  • espasmos o convulsiones corporales (que pueden durar hasta dos semanas), éstas pueden ser dolorosas y pueden afectar la respiración y la digestión
  • fiebre
  • sudor
  • dificultad para tragar y respirar
  • dolor de cabeza

 
Con atención médica intensiva, sobreviven de ocho a nueve personas de cada 10.
 

Tétanos localizado

Si usted padece tétanos localizado, la bacteria sólo afecta los músculos cercanos a la herida por donde entró la bacteria. Esto hace que los músculos se endurezcan puede provocar espasmos dolorosos. El tétanos localizado es un padecimiento raro. Puede ser tratado y generalmente no es peligroso para la vida.
 

Tétanos cefálico

Esta es otra forma poco común de tétanos. Es más común en niños y afecta a personas que han tenido una lesión en la cabeza o una infección en el oído. El tétanos cefálico afecta los nervios que van del cerebro a otras partes de su cuerpo y puede causar parálisis en algunas partes de la cara. El tétanos cefálico puede convertirse en tétanos generalizado y puede ser mortal.
 

Tétanos neonatal

Esto afecta a los recién nacidos en los países menos desarrollados, especialmente en Asia y África, y a menudo es fatal. Los síntomas son similares a los del tétanos generalizado y se producen dentro de las dos semanas del nacimiento. Los bebés con tétanos neonatal pueden:

  • no alimentarse bien y no aumentar de peso
  • parecer rígidos
  • tener espasmos

 

Complicaciones del tétanos

 
Sin tratamiento, el tétanos suele ser mortal, pero los afectados pueden sobrevivir con tratamiento médico intensivo. Los espasmos o convulsiones pueden ser violentos y se puede dejar de respirar o sufrir un ataque al corazón. Otras complicaciones del tétanos incluyen:

  • neumonía y otras infecciones
  • fracturas causadas por espasmos o convulsiones
  • ritmo cardíaco anormal
  • coma

Causas del tétanos

El tétanos es causado por una toxina producida por la bacteria C. tetani, que se encuentran en el suelo y en heces de los animales. Puede causar una infección de tétanos si penetra al cuerpo a través de una herida o de un corte. Uno tiene mayores probabilidades de desarrollar una infección si la herida fue hecha con algún objeto sucio, como algún cuchillo o clavo, o por la mordedura de un animal. Los bebés pueden contraer el tétanos neonatal a través del cordón umbilical cuando éste cicatriza y no fue limpiado adecuadamente, o que fue cortado con un instrumento no esterilizado.

La mayoría de las personas que contraen el tétanos no habían sido vacunadas o no tenían refuerzos contra el tétanos. Si usted no ha sido vacunado o no ha recibido refuerzos contra el tétanos, podría ser infectado si:

  • tiene una herida que se infecta; ésta podría ser leve, como un rasguño o corte; o si se practicó una perforación (piercing)
  • se inyecta drogas o medicamentos con alguna aguja no esterilizada que tenga la bacteria del tétanos en ella

 El tétanos no se transmite de persona a persona.

Diagnóstico del tétanos

 
Si usted ha sufrido una herida como las descritas anteriormente, debe buscar atención médica urgentemente. Si tiene una herida reciente y siente rigidez muscular o espasmos que comienzan cerca de la herida y se desarrollan en otras partes, estos podrían ser los síntomas iniciales del tétanos, y necesita atención médica inmediata.

El diagnóstico del tétanos generalmente se basa en los síntomas característicos. Esto se puede verificar mediante una prueba de sangre que detecta rastros de la toxina en la sangre.

Tenga presente que la disponibilidad y el uso de estas pruebas específicas pueden variar de un país a otro.
 

Tratamiento del tétanos

 
Su médico limpiará la herida a fondo, y el tejido muerto será removido para ayudar a prevenir una infección adicional. Le aplicará una inyección que atacará las toxinas producidas por la bacteria causante del tétanos. También se le administrarán antibióticos por vía intravenosa para tratar la infección, y le prescribirán medicamentos llamados relajantes musculares, como el diazepam o el lorazepam, si se presentan espasmos musculares.

Por lo general, tendrá que permanecer en la unidad de cuidados intensivos de un hospital; se le conectará un monitor cardíaco y podría necesitar conexión a un ventilador para ayudarle a respirar. Si tiene problemas para tragar, podría tener que ser alimentado por medio de un tubo que va de la nariz hasta el estómago; o podría recibir nutrimentos líquidos a través de goteo.

La disponibilidad y el uso de los distintos tratamientos pueden variar de un país a otro. Consulte a su médico acerca de sus opciones de tratamiento.

 
Prevención del tétanos

 
El tétanos se puede prevenir mediante la aplicación de una vacuna. También se puede prevenir en bebés recién nacidos inmunizando a la mujer en edad de procrear, ya sea antes o durante el embarazo. La Organización Mundial de la Salud recomienda que para proteger a una persona contra el tétanos por toda la vida, deberá ser vacunada en la infancia y recibir una dosis de refuerzo al entrar a la escuela (entre cuatro y siete años de edad), otra más en la adolescencia (12 a 15 años de edad), y finalmente otra a edad adulta temprana.

Si usted tiene alguna herida con suciedad en ella, debe acudir al médico. Si tiene un corte o una herida supurante, como una quemadura, puede necesitar una dosis de refuerzo de la vacuna contra el tétanos como medida de precaución. También se puede administrar una dosis de inmunoglobulina anti-tetánica, que es una proteína (anticuerpo) para ayudar a su cuerpo a combatir cualquier infección tetánica que pueda producirse. Consulte a su médico para mayor información.

Producido por Krysta Munford, del equipo de información sobre la salud de Bupa, agosto de 2012.

Esta sección contiene respuestas a preguntas comunes sobre este tema. Las preguntas fueron sugeridas por profesionales de la salud, comentarios en el sitio web y consultas por correo electrónico. Vea nuestras respuestas a preguntas comunes sobre el tétanos, incluyendo:
 
Creo que omití una inyección de refuerzo. ¿Qué debo hacer?
¿Tendré una reacción a la inyección?
Debo viajar a un área donde hay tétanos. ¿Necesito colocarme la inyección si he recibido los refuerzos programados?

 Creo que omití una inyección de refuerzo. ¿Qué debo hacer?

 
Si omitió un refuerzo, debe programar una cita con un enfermero en el consultorio de su médico de cabecera tan pronto como sea posible para recibir su inyección de refuerzo.
 

Explicación

Debe tener cinco vacunas antitetánicas en total para tener protección completa. Al asegurarse de tener todas las inyecciones de refuerzo, puede evitar contraer tétanos. Si no está seguro, en el consultorio de su médico de cabecera pueden tener un registro de la última inyección que recibió. Es muy útil anotar las inyecciones que recibe para saber cuándo necesita un refuerzo.


¿Tendré una reacción a la inyección?

Algunas personas pueden tener una reacción a la vacuna antitetánica.
 

Explicación

Puede tener dolor, hinchazón o enrojecimiento en el lugar donde recibió la inyección. Algunas veces, puede formarse una pequeña protuberancia que se endurece, pero no duele.
 
Ocasionalmente, algunas personas tienen fiebre, convulsiones, debilidad muscular, la piel se torna pálida o morada, o tienen una reacción alérgica a la vacuna. Pídale a su médico de cabecera que le explique cuáles son los riesgos en su caso.

 
Algunas pocas personas pueden tener una reacción anafiláctica a la vacuna. Esto ocurre cuando el cuerpo reacciona a la vacuna, provocándole a la persona problemas para respirar y cambios en la presión arterial. Esto es muy raro y les ocurre a menos de tres de cada millón de personas. Si está preocupado o ha tenido una reacción a una vacuna antes, consulte a su médico de cabecera.


 Debo viajar a un área donde hay tétanos. ¿Necesito colocarme la vacuna si he recibido los refuerzos programados?

 
Si ya ha recibido las cinco dosis de la vacuna, por lo general, no necesita más. Sin embargo, si viaja a algún lugar donde puede no tener acceso a tratamiento médico, es posible que necesite un refuerzo.
 

Explicación

Si ha recibido cinco dosis de la vacuna antitetánica, debería estar protegido contra el tétanos para toda la vida. Sin embargo, según dónde viaje, es posible que necesite un refuerzo adicional aunque ya haya recibido las cinco vacunas. Si viaja a algún lugar donde puede no haber atención médica fácilmente accesible y usted no ha recibido un refuerzo en los últimos 10 años, es posible que necesite colocarse uno antes de viajar. Esto es en caso de que tenga una herida y pueda infectarse por tétanos pero no haya tratamiento médico disponible.
 
Comuníquese con su médico de cabecera para saber si necesitará un refuerzo antes de viajar.

Más información

 
Organización Mundial de la Salud
www.who.int


Fuentes
 

  • Tetanus – General Information. Health Protection Agency. www.hpa.org.uk, consultado el 15 de junio de 2012
  • Tetanus. The Merck Manuals. www.merckmanuals.com, publicado en agosto de 2009
  • Tetanus. National Travel Health Network and Centre (NaTHNaC). www.nathnac.org, consultado el 15 de junio de 2012
  • Travel Health Information sheets: tetanus. National Travel Health Network and Centre (NaTHNaC). www.nathnac.org, publicado en junio de 2007
  • Tetanus. eMedicine. www.emedicine.medscape.com, publicado en septiembre de 2011
  • Immunisation against infectious diseases: the green book. Department of Health. www.dh.gov.uk, publicado en 2006
  • Joint Formulary Committee. British National Formulary. 63rd ed. London: British Medical Association and Royal Pharmaceutical Society of Great Britain; 2012
  • Tetanus. World Health Organization. www.who.int, publicado el 13 de febrero de 2008

 
Esta información fue publicada por el equipo de información sobre salud de Bupa, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por pares, por parte de médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general, y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.
 
 

Temas relacionados

 
Vacunaciones infantiles
Antibióticos
Vacunaciones infantiles
Fracturas
Neumonía

Artículos relacionados

Producido por Stephanie Hughes, equipo de información sobre la salud de Bupa, diciembre de 2011 Esta hoja informativa está destinada a quienes desean informarse sobre la vacuna...
El estrabismo es cuando un ojo mira en dirección diferente al otro cuando se enfoca un objeto.   La afección suele diagnosticarse cuando su hijo es peque...