Los trastornos de ansiedad son afecciones en las que los síntomas de ansiedad son tan graves o se presentan con tanta frecuencia, que empiezan a interferir con la vida cotidiana.
 
Acerca de los trastornos de ansiedad
Síntomas de los trastornos de ansiedad
Causas de los trastornos de ansiedad
Diagnóstico de los trastornos de ansiedad
Tratamiento de los trastornos de ansiedad

 

Acerca de los trastornos de ansiedad

La ansiedad es una sensación de inquietud. Todos nos ponemos ansiosos cuando afrontamos una situación estresante, por ejemplo, un examen o una entrevista, o debido a alguna preocupación, tal como una enfermedad. También es normal que se sienta ansioso(a) al afrontar una situación difícil o peligrosa. A menudo, una ansiedad leve puede resultar beneficiosa y positiva, especialmente si usted se desempeña mejor trabajando bajo presión.
 
Se considera un trastorno de ansiedad cuando es crónico, grave e interfiere con las actividades cotidianas. La ansiedad excesiva suele relacionarse con otros problemas de salud mental, tales como la depresión.
 

Tipos de trastornos de ansiedad

A continuación se describen algunos ejemplos de trastornos de ansiedad.

  • Fobias La fobia es un temor desproporcionado en relación con algún peligro real. Si una fobia interfiere con la capacidad de llevar una vida normal, puede considerarse un trastorno de ansiedad. Fobias comunes son el temor a las alturas, las arañas, las ratas, la sangre, las inyecciones o los espacios cerrados.
  • Trastorno de pánico La persona que tiene un trastorno de pánico puede experimentar repentinamente períodos de intenso temor, conocidos como ataques de pánico. Es posible que algo provoque los ataques de pánico, y también pudieran presentarse sin motivo aparente. Los ataques de pánico suelen durar entre 5 y 10 minutos, pero pueden durar más tiempo.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo La persona que tiene un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) puede experimentar obsesiones y/o compulsiones frecuentes que le causan ansiedad. Los síntomas del TOC varían de leves a graves, e incluyen obsesiones (ideas recurrentes que producen angustia o ansiedad) y compulsiones (acciones o rituales considerados necesarios para contrarrestar las obsesiones).
  • Trastorno por estrés postraumático El trastorno por estrés postraumático (TEPT) puede presentarse tras haber experimentado o presenciado un acontecimiento traumático. Los síntomas del TEPT incluyen la ansiedad, que puede ir y venir, así como pensamientos, recuerdos, imágenes y sueños recurrentes, o bien vivencias retrospectivas angustiantes del acontecimiento traumático. El TEPT puede desarrollarse muchos años después del acontecimiento traumático.
  • Trastorno de ansiedad generalizada La ansiedad puede ser un trastorno crónico debido al cual usted se preocupa la mayor parte del tiempo por cosas que pudieran salir mal. Esto se denomina trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Si usted tiene TAG, también podría sufrir de ataques de pánico y algunas fobias.

Síntomas de los trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad pueden producir síntomas tanto psicológicos como físicos.
 
El síntoma principal del trastorno de ansiedad será sentirse ansioso(a). Sin embargo, esto puede acarrear otros síntomas psicológicos, por ejemplo:

  • dificultad para quedarse dormido(a) (insomnio)
  • cansancio
  • se irrita o enoja rápido
  • no puede concentrarse
  • teme estar “volviéndose loco(a)”
  • sensación de pérdida de control de sus acciones, o aislamiento del entorno

Cuando usted está ansioso(a), también puede tener diversos síntomas físicos. Esto se debe a la liberación de la hormona adrenalina: la llamada respuesta de “lucha o huida” del organismo. Los síntomas físicos de la ansiedad incluyen lo siguiente:

  • malestar abdominal (vientre)
  • diarrea
  • boca seca
  • taquicardias o palpitaciones
  • opresión o dolor en el pecho
  • falta de aire
  • mareos
  • necesidad de orinar más a menudo que de costumbre
  • dificultad para tragar
  • temblores

Estos síntomas pueden deberse a otros problemas ajenos a un trastorno de ansiedad. Si usted tiene alguno de estos síntomas, consulte a su médico de cabecera.
 

Causas de los trastornos de ansiedad

La ansiedad puede tener muchas causas diferentes. Quizá no esté clara la razón por la cual usted sufre de ansiedad, pero es más probable que tenga un trastorno de ansiedad si ocurre lo siguiente:

  • usted está pasando por una situación estresante y crítica, tal como la pérdida de un ser querido, o bien presencia algún acontecimiento traumático
  • tiene otro problema de salud mental, por ejemplo, depresión o dependencia del alcohol
  • tiene alguna enfermedad física, tal como un trastorno de tiroides
  • consume sustancias ilegales, por ejemplo, anfetaminas, LSD y éxtasis
  • después del uso prolongado de algún medicamento, tal como un tranquilizante, está dejando de tomarlo

Aparentemente, algunas personas nacen con la tendencia a ser más ansiosas que otras. Esto significa que los trastornos de ansiedad pudieran deberse a herencia genética. Del mismo modo, las personas que no son naturalmente ansiosas pudieran serlo si se ven sometidas a presión intensa.
 

Diagnóstico de los trastornos de ansiedad

Si usted cree que la ansiedad está afectando su vida cotidiana, consulte a su médico de cabecera.
 
Su médico de cabecera intentará determinar la causa de su ansiedad; le preguntará cuáles son sus síntomas y le examinará.
 
En algunas circunstancias, su médico de cabecera pudiera referirlo(a) a un asesor psicológico, terapeuta o psiquiatra para complementar el diagnóstico.
 

Tratamiento de los trastornos de ansiedad

Autoayuda

Usted pudiera efectuar algunos cambios en su estilo de vida para disminuir la ansiedad. Por ejemplo, participar a menudo en alguna actividad física, evitar estimulantes tales como el cigarrillo y el alcohol, así como llevar una dieta saludable, son medidas que pueden aliviar sus síntomas.
 
Comunicarse y hablar con otras personas que sufran de trastornos de ansiedad, a través de asociaciones benéficas y grupos de pacientes, puede ser una buena fuente de apoyo y asesoramiento. Su médico de cabecera pudiera informarle acerca de los servicios disponibles en su área.

Terapias de conversación

Su médico de cabecera pudiera referirlo(a) a un asesor psicológico o terapeuta para recibir tratamiento.
 
Hablar de sus problemas con un asesor psicológico podría ayudarle a afrontar mejor su ansiedad. El asesoramiento psicológico  puede serle particularmente beneficioso si usted sufre de un trastorno de pánico, una fobia social o un trastorno de ansiedad generalizada, en especial a corto plazo, pero no es adecuado para todas las personas.
 
La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un tratamiento psicológico a corto plazo. La TCC ayuda a contrarrestar la conducta, los pensamientos y los sentimientos negativos, y resulta particularmente adecuada si usted tiene problemas tales como fobias o ataques de pánico.
 

Medicamentos

Hay diferentes tipos de medicamentos que pueden usarse para tratar los trastornos de ansiedad. Según el grado en que le afecte la ansiedad, su médico de cabecera pudiera recetarle alguno de los siguientes medicamentos.

  • Las benzodiazepinas pueden usarse para aliviar a corto plazo la ansiedad grave. No se recetan para uso a largo plazo por el riesgo de adicción.
  • Los antidepresivos pueden tomarse solos para la ansiedad crónica o en combinación con una benzodiazepina.
  • Los betabloqueadores pueden menguar algunos de los síntomas físicos, tales como las taquicardias o palpitaciones y los temblores. Sin embargo, no ayudan a aliviar los síntomas psicológicos de la ansiedad.

Consulte siempre a su médico, y lea el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento.
 

Terapias complementarias

Algunas técnicas de relajación, tales como la meditación o los ejercicios de tai chi  o de yoga de bajo impacto, pueden ayudarle a lidiar con la ansiedad. Sin embargo, no existen suficientes estudios que indiquen que estos tipos de terapia sean eficaces. Usted debe siempre consultar a su médico de cabecera antes de iniciar cualquier terapia o tratamiento complementario.

Vea nuestras respuestas a preguntas comunes sobre los trastornos de ansiedad:
 
¿Cuánto tardarán los medicamentos o la terapia cognitivo-conductual en mejorar mi trastorno de ansiedad?
¿Qué tratamientos puede recibir mi hijo para la ansiedad?
¿Cómo puedo contribuir a reducir mi ansiedad?
¿Qué es la tricotilomanía y cómo se trata?
 
 

¿Cuánto tardarán los medicamentos o la terapia cognitivo-conductual en mejorar mi trastorno de ansiedad?

Los medicamentos y la terapia cognitivo-conductual (TCC) no dan resultados inmediatos. Con ambos tratamientos, pudieran transcurrir varias semanas antes de notar alguna mejoría.
 

Explicación

Si su médico de cabecera le receta un medicamento contra la ansiedad, es importante que usted entienda que puede ser que este no actúe de inmediato, y que los síntomas incluso empeoren durante un breve período. Los medicamentos que a menudo se usan para tratar los trastornos de ansiedad, tales como los antidepresivos, suelen tardar entre dos y cuatro semanas en comenzar a hacer efecto.
 
Un tratamiento típico de TCC dura, aproximadamente, de seis semanas a seis meses, e implica sesiones semanales de hasta una hora cada una. En algunas personas, los síntomas pueden empeorar a corto plazo. Si esto ocurre, es importante no suspender el tratamiento. Es posible que necesite más sesiones de TCC, para garantizar que usted pueda lidiar mejor con su ansiedad.
 

¿Qué tratamientos puede recibir mi hijo para la ansiedad?

Los niños y los adolescentes que sufren de ansiedad pueden ser tratados con medicamentos, pero, en general, es mejor intentar primeramente con terapia psicológica.
 

Explicación

Algunos medicamentos antidepresivos pueden usarse para tratar los trastornos de ansiedad en niños y adolescentes. Por ejemplo, se ha descubierto que algunos tipos de inhibidores selectivos de recaptación de serotonina ayudan a los niños y jóvenes a lidiar con el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Estos medicamentos solo están disponibles mediante receta del médico de cabecera o especialista, y el uso de los mismos únicamente se considerará después de haber contemplado todas las demás opciones de tratamiento.
 
En lugar de recetarle medicamentos, puede ser que el médico de cabecera o especialista decida indicar un tratamiento psicoterapéutico conocido como terapia cognitivo-conductual (TCC). La TCC es un tipo de terapia de conversación llevada a cabo por un terapeuta especialmente capacitado. Si necesita más información, consulte nuestra hoja informativa sobre terapia cognitivo-conductual (TCC) o a su médico de cabecera.
 

¿Cómo puedo contribuir a reducir mi ansiedad?

Usted puede tomar diversas medidas de autoayuda para reducir su ansiedad. Todos somos diferentes, por lo que es importante intentar cosas diferentes para ver cuál le funciona mejor.
 

Explicación

Participar a menudo en alguna actividad física puede ayudarle a sentirse menos ansioso(a). Cuando usted hace ejercicio, el cerebro libera unas hormonas llamadas endorfinas, que pueden mejorarle el ánimo.
 
Evitar estimulantes tales como el café, el cigarrillo y el alcohol también puede ayudarle a disminuir la ansiedad. Si usted lleva una dieta saludable y balanceada, y además duerme lo suficiente, podrá afrontar mejor el estrés.
 
Incluso hablar con amigos o familiares sobre las cosas que le causan ansiedad podría serle beneficioso. Esto pudiera animarle a buscar asesoramiento práctico para sus problemas, si fuera necesario.
 
También es importante aprender a relajarse de la manera que le parezca adecuada. Si necesita ideas, vea nuestros vídeos de relajación.
 

¿Qué es la tricotilomanía y cómo se trata?

La tricotilomanía es un trastorno por el cual las personas sienten impulsos obsesivos de arrancarse el cabello, lo que produce una pérdida considerable del mismo. La manera más eficaz de tratar la tricotilomanía es mediante un tipo de psicoterapia conocida como terapia de inversión del hábito.
 

Explicación

La tricotilomanía suele comenzar en la niñez. Los  síntomas principales son halarse el cabello desde el cuero cabelludo,  y tener un alto nivel de estrés y ansiedad. La tricotilomanía puede considerarse un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).
La terapia de inversión del hábito es un tipo de psicoterapia que puede usarse para ayudar a quienes padecen de tricotilomanía. Consta de cuatro etapas, a saber:

  • automonitoreo, que consiste en llevar un registro del hábito de halarse el cabello
  • capacitación en concientización, durante la cual se aprende a reconocer las situaciones que hacen que la persona se arranque el cabello
  • control del estímulo, durante el cual se aprende a evitar las situaciones que hacen que la persona se arranque el cabello, o se emplean técnicas para evitar hacerlo
  • intervención estímulo-respuesta, durante la cual empiezan a llevarse a cabo diferentes actividades, tales como salir a caminar o relajarse, en lugar de halarse el cabello

Más información

• Mind
 0845 766 0163
 www.mind.org.uk

• Mental Health Foundation (Fundación para la Salud Mental)
020 780 31101
www.mentalhealth.org.uk
 

Fuentes

• Anxiety. Mind. www.mind.org.uk, consultado el 9 de septiembre de 2010
• Anxiety, Panic & Phobias. The Royal College of Psychiatrists. www.rcpsych.ac.uk, publicado en abril de 2010
• Overcoming fear and anxiety. Mental Health Foundation. www.mentalhealth.org.uk, consultado el 9 de septiembre de 2010
• Anxiety Disorders. eMedicine. www.emedicine.medscape.com, publicado el 20 de abril de 2010
• Obsessive-compulsive disorder: full guideline. National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE). noviembre de 2005, CG31. guidance.nice.org.uk/CG31
• Post-traumatic stress disorder. The Royal College of Psychiatrists. www.rcpsych.ac.uk, publicado en marzo de 2010
• Simon C, Everitt H, and Kendrick T, Oxford handbook of general practice. 2nd ed. Oxford: Oxford University Press, 2010: 990
• Bower P, Rowland N. Effectiveness and cost-effectiveness of counselling in primary care. Cochrane Database of Systematic Reviews 2006, Issue 3. doi:10.1002/14651858.CD001025.pub2
• Cognitive Behavioural Therapy (CBT). The Royal College of Psychiatrists. www.rcpsych.ac.uk, publicado en agosto de 2009
• Joint Formulary Committee, British National Formulary. 60th ed. London: British Medical Association and Royal Pharmaceutical Society of Great Britain, 2010
• Krisanaprakornkit T, Sriraj W, Piyavhatkul N, et al. Meditation therapy for anxiety disorders. Cochrane Database of Systematic Reviews 2009, Issue 1. doi:10.1002/14651858.CD004998.pub2
• The Anxious Child. Mental Health Foundation. www.mentalhealth.org.uk, consultado el 17 de septiembre de 2010
• Baldwin DS, Anderson IM, Nutt DJ, et al. Evidence-based guidelines for the pharmacological treatment of anxiety disorders: recommendations from the British Association for Psychopharmacology. J Psychopharmacol, 2005; 19(6):567–96
• Anxiety Disorder, Trichotillomania. eMedicine. www.emedicine.medscape.com, publicado el 23 de septiembre de 2009

Artículos relacionados

Esta hoja informativa está destinada a las personas que padecen de insomnio, o a quienes deseen informarse sobre el tema. El insomnio es no poder dormir lo suficiente....
Publicado por el equipo de información sobre salud, de Bupa, abril de 2011. Esta hoja informativa está destinada a los padres de niños que tienen depresi...