Publicado por el equipo de Bupa de información sobre la salud, agosto de 2011.

Esta hoja informativa está destinada a padres de niños con trastorno del espectro autista (TEA), o a quienes desean informarse sobre el tema.
Los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo de trastornos crónicos que afectan la manera en que una persona se comunica y se relaciona con otras personas.

Esta hoja informativa es importante tanto para padres de hijos con un TEA o para los adultos que padecen esta afección. Sin embargo, por motivos de simplicidad, nos referiremos a su hijo.

Sobre los trastornos del espectro autista
Síntomas de los trastornos del espectro autista
Causas de los trastornos del espectro autista
Diagnóstico de los trastornos del espectro autista
Tratamiento de los trastornos del espectro autista
Ayuda y apoyo

Sobre los trastornos del espectro autista

Los trastornos del espectro autista (TEA) son más comunes en niños que en niñas y afectan a alrededor del uno por ciento de la población mundial. Los TEA incluyen trastornos como autismo y síndrome de Asperger. Se usa la palabra "espectro" porque la naturaleza y gravedad de los síntomas de los TEA varían mucho de una persona afectada a otra.

En general, los niños que tienen un TEA no desarrollan las habilidades sociales y del lenguaje que desarrollan otros niños de su misma edad. Como resultado, tienen dificultades para relacionarse con otras personas. Los niños con un TEA pueden también tener comportamientos inusuales y problemas de aprendizaje

Autismo

Los niños con autismo tienen dificultad para comunicarse e interactuar con otros. Esto a menudo se advierte por primera vez al llegar a los dos años de edad. Algunos niños con autismo podrían tener alguna dificultad de aprendizaje, como dislexia (una condición que impide el desarrollo de habilidades basadas en el lenguaje, incluyendo lectura, ortografía y escritura). El autismo es más común en niños que en niñas.

Síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger es similar al autismo, pero generalmente es menos severo. Los niños con síndrome de Asperger generalmente se comunican mejor que aquellos con autismo y tienen inteligencia promedio o superior al promedio. Generalmente no tienen las dificultades de aprendizaje que tienen los niños con autismo.

Síntomas de los trastornos del espectro autista

Los niños con un TEA tienen tres conjuntos principales de síntomas que afectan su comunicación, habilidades sociales, intereses y comportamientos. Estas características pueden variar mucho.

Comunicación

Los niños con un TEA no desarrollan las habilidades lingüísticas y no verbales usuales que desarrollan otros niños de la misma edad. También tienen problemas para entender el significado del lenguaje oral o escrito.

Es posible que advierta por primera vez que su hijo tiene dificultades de comunicación si:

  • no puede balbucear (hacer sonidos o decir palabras sin sentido) o señalar al cumplir un año
  • no responde a su nombre
  • no ha aprendido ninguna palabra al llegar a los 18 meses de edad

Su hijo podría interpretar palabras según su significado exacto; es decir, tendrá un sentido literal del lenguaje y no podrá entender bromas o ironía. También podría tener dificultad para interpretar el lenguaje corporal o las expresiones faciales.
Los niños mayores pueden tener un uso poco común del lenguaje y pueden tener dificultad para iniciar o mantener conversaciones.
Los niños con autismo severo podrían no hablar nada, pero se les puede ayudar a comunicarse de otras formas, por ejemplo, mediante señas o usando imágenes.

Habilidades sociales

Los niños con un TEA tienen dificultades para interactuar con otras personas, hacer amigos o llevarse bien con otros niños. Podrían ser incapaces de enfrentar situaciones nuevas. Por ejemplo, si su hijo tiene un TEA puede:

  • no buscar afecto y resistirse a que lo abracen o besen
  • preferir estar solo
  • no entender los pensamientos o emociones de otras personas
  • tener dificultad para aceptar reglas sociales simples, lo cual puede provocar problemas en la escuela
  • tener dificultad para manejar sus emociones, lo cual puede dar lugar a explosiones de ira o agresividad

Comportamiento e intereses

Es posible que los niños con un TEA muestren poco interés, o ninguno, en juegos de actuación o imaginación. En cambio, pueden estar más interesados en comportamientos, actividades e intereses repetitivos.

Su hijo podría desarrollar un interés especial a una edad temprana, por ejemplo, por la música, el arte o por coleccionar objetos.

Otros síntomas

Además de los problemas que afectan la comunicación, las habilidades sociales, los intereses y el comportamiento de su hijo, también podría

  • gustarle apegarse a las mismas rutinas y podría alterarse mucho si dichas rutinas se modifican
  • ser hipersensible o insensible a la vista, el sonido, el olfato, el tacto o el gusto

Muchos niños con un TEA también tienen otras condiciones como trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), dispraxia (dificultad para coordinar y organizar los pensamientos y los movimientos) o epilepsia (una condición que causa convulsiones).


Causas de los trastornos del espectro autista

En la actualidad no se comprenden con exactitud las causas de los TEA. Se cree que son causados por una combinación de factores, incluyendo los genes que heredamos de nuestros padres.
No existe evidencia científica que respalde la teoría de un posible vínculo entre el autismo y la vacuna triple víral (sarampión, paperas y rubeola).


Diagnóstico de los trastornos del espectro autista

Si cree notar que su hijo muestra signos de un TEA, comuníquese con un médico.

El médico le hará preguntas sobre el comportamiento de su hijo y también podría hacer una entrevista de evaluación conocida como Lista de verificación para autismo en niños pequeños (CHAT, por las siglas en inglés) si su hijo todavía no ha comenzado la escuela.

Si el médico cree que su hijo podría tener un TEA, se le podría evaluar en un centro de desarrollo infantil para identificar cualquier necesidad específica. Es posible que usted y su hijo deban consultar diversos profesionales, incluyendo un pediatra, un psiquiatra infantil, un terapeuta del habla, un terapeuta ocupacional, un psicólogo y un experto en educación como, por ejemplo, un maestro especializado o un psicólogo educativo.

Los especialistas generalmente usan una herramienta llamada Escala de observación para el diagnóstico del autismo (o ADOS, por las siglas en inglés) para diagnosticar los TEA. Se trata de un grupo de pruebas estructuradas que pueden adaptarse a diferentes grupos de edades.

Si a su hijo le diagnostican un TEA, es posible que se le asigne un trabajador clave, como un pediatra del desarrollo (un médico que se especializa en desarrollo infantil) o un especialista en salud que pueda brindarle a usted información y apoyo.

Tenga presente que la disponibilidad y el uso de estas pruebas específicas pueden variar de un país a otro.

 

Tratamiento de los trastornos del espectro autista

Los TEA no tienen cura, pero los niños afectados pueden recibir ayuda para manejar sus síntomas de diversas maneras. Existe evidencia científica que respalda el uso de:

Terapias conductuales

Terapias tales como el análisis del comportamiento aplicado (ABA, por sus siglas en inglés) pueden mejorar el desempeño social y la comunicación de su hijo. Este tipo de terapia requiere que su hijo vea a un psicólogo clínico o terapeuta capacitado, quien recompensará el buen comportamiento del mismo con halagos. El psicólogo o terapeuta también determinará una forma consecuente y estructurada de lidiar con el comportamiento desafiante o dañino.

Otras terapias

Existen otras terapias cuyo objetivo es ayudar a su hijo con la comunicación y el aprendizaje. Estas incluyen:

  • El Sistema de comunicación por intercambio de imágenes (o PECS, por las siglas en inglés), por el cual se le enseña a su hijo a entregar una tarjeta con una imagen por algo que desea. Esto ayuda a su hijo a expresarse.
  • "Earlybird" es un programa de tres meses que le ayuda a usted a manejar a su hijo y predecir comportamientos inadecuados durante la edad preescolar.
  • La terapia ocupacional ayuda a su hijo a adaptarse al entorno donde vive.
  • La terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ayudar a su hijo a modificar pensamientos y comportamientos negativos.
  • La terapia del habla y del lenguaje ayuda a su hijo a comunicarse mejor.

Es importante recordar que un tipo de terapia puede servir a un niño pero no a otro, ya que todos los niños tienen distintos niveles de necesidades y capacidades.

Medicamentos

A veces, el médico de su hijo podría recetarle un medicamento para que lo tome en el corto plazo para reducir síntomas como agitación, hiperactividad o comportamiento agresivo. Sin embargo, dichos medicamentos pueden tener efectos secundarios. Consulte siempre a su médico, y lea el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento de su hijo.
La disponibilidad y el uso de los distintos tratamientos pueden variar de un país a otro. Consulte a su médico acerca de sus opciones de tratamiento.

 

Ayuda y apoyo

Los profesionales de la salud que participan en la atención de su hijo pueden brindarle ayuda y apoyo a usted y a quienes cuidan de su hijo. Por ejemplo, los relevos de atención pueden darle oportunidad de descansar mientras otra persona cuida de su hijo.

Escuela

Los niños con un TEA a menudo necesitan una evaluación educativa y apoyo especial. Su hijo podría ir a una escuela especial o, si es posible, asistir a una escuela convencional con ayuda adicional.
En general, los niños autistas se desempeñan mejor si las actividades en el aula son muy estructuradas. La mayoría de las escuelas usan el método de Tratamiento y educación de niños con autismo y problemas de comunicación relacionados o TEACCH (por las siglas en inglés), el cual proporciona un entorno muy estructurado de aprendizaje con instrucciones mayormente visuales. Los padres pueden trabajar de cerca con los maestros, usando las mismas técnicas en el hogar.

Vea nuestras respuestas a preguntas comunes sobre los trastornos del espectro autista:
 
¿A todas las personas con trastorno del espectro autista (TEA) se les diagnosticó la afección en la niñez, o es posible que tenga un TEA en la adultez sin que se me haya diagnosticado?
¿Podrá mi hijo curarse de su trastorno del espectro autista, a medida que crezca?
¿Qué ayuda adicional recibirá mi hijo en la escuela?
¿Qué puedo hacer si mi hijo se angustia al visitar lugares nuevos?
 

¿A todas las personas con trastorno del espectro autista (TEA) se les diagnosticó la afección en la niñez, o es posible que tenga un TEA en la adultez sin que se me haya diagnosticado?

 

Respuesta

No a todas las personas con un TEA se les diagnostica la afección en la niñez. Si usted es adulto y piensa que tiene los comportamientos asociados con un TEA, comuníquese con su médico de cabecera.
 

Explicación

Es posible que los adultos que padecen de un TEA no hayan recibido un diagnóstico en la niñez, especialmente si tienen síndrome de Asperger. Si usted piensa que tiene los comportamientos asociados con un TEA, comuníquese con su médico de cabecera. Este pudiera decirle que desea hablar con sus padres acerca de su desarrollo en la niñez.
 
A veces, los adultos que padecen de un TEA necesitan ayuda en su vida cotidiana. Si a usted se le diagnostica un TEA, podrá acceder a servicios especiales para personas con dicho trastorno.
 
Organizaciones tales como la National Autistic Society proporcionan información sobre estrategias para lidiar con los síntomas de los TEA, por ejemplo, cómo socializar y reconocer sus ansiedades.
 

¿Podrá mi hijo curarse de su trastorno del espectro autista, a medida que crezca?

 

Respuesta

No, un trastorno del espectro autista (TEA) no se cura a medida que el niño crece, sigue afectándolo toda la vida. Sin embargo, ofrecerle tratamiento y apoyo pudiera ayudar a minimizar el impacto que este tenga en la vida de su hijo.
 

Explicación

Los trastornos del espectro autista (TEA) son afecciones que duran toda la vida. No se van por sí solas y, en la actualidad, no existe una cura para las mismas. Un niño que padezca de un TEA lo seguirá teniendo en la adultez.
 
Un niño que padezca de un TEA puede cambiar a medida que madura, y su hijo podrá haber aprendido a manejar su afección para cuando llegue a la adultez.
 
Los adultos que padezcan de un TEA pueden llevar una vida plena y satisfactoria con el apoyo adecuado. Podrán establecer relaciones, casarse y criar hijos, igual que cualquier otra persona. Sin embargo, algunos adultos requieren atención toda la vida. Muchos adultos que padecen de un TEA dependen de sus familias, y siguen viviendo en el hogar de sus padres.
 
Al igual que muchas personas con discapacidades, los adultos que padecen de un TEA pueden tener problemas para encontrar un empleo. Las investigaciones demuestran que seis de cada 100 personas que padecen de un TEA tienen empleos remunerados a tiempo completo. La National Autistic Society (NAS) cuenta con un servicio de consultoría laboral llamado Prospects, para ayudar a las personas con autismo y síndrome de Asperger a encontrar trabajo.
 

¿Qué ayuda adicional recibirá mi hijo en la escuela?

 

Respuesta

La escuela de su hijo deberá proporcionar apoyo y ayuda adicional a aquellos niños que tengan necesidades educativas especiales. Si la escuela no puede satisfacer las necesidades de su hijo, usted podrá solicitar una evaluación de su autoridad local. La misma determinará la ayuda especializada que necesita su hijo y la manera en que esta se le puede proporcionar.
 

Explicación

El tipo de ayuda que su hijo recibirá puede incluir:
 

  • respaldo adicional de un asistente de apoyo para el aprendizaje o de un asistente educativo, en forma individual o en pequeños grupos
  • diferentes materiales educativos
  • equipos especiales y adaptaciones del entorno
  • ayuda especializada adicional de un psicólogo educativo, un docente especialista y/o un terapeuta del habla y el lenguaje

 
Los niños que padecen de un TEA pueden recibir educación en:
 

  • una escuela convencional: su hijo aprende junto a otros alumnos, pero la escuela puede proporcionarle apoyo adicional a su hijo por una determinada cantidad de horas a la semana
  • una base o unidad dentro de una escuela convencional: los alumnos que padecen de un TEA reciben instrucción por separado en la base, pero pueden acceder a la escuela convencional cuando sea adecuado
  • escuelas especiales: estas son escuelas específicamente para niños con necesidades educativas especiales
  • escuelas residenciales: los alumnos duermen allí y reciben apoyo las 24 horas del día
  • escuelas independientes (aquellas que no son mantenidas por la autoridad local)

 
Las escuelas disponibles pueden diferir entre un área y otra, de modo que consulte a su autoridad local, la cual puede proporcionarle una lista de escuelas disponibles en su área.
 

¿Qué puedo hacer si mi hijo se angustia al visitar lugares nuevos?

 

Respuesta

Trate de identificar lo que desencadena la ansiedad de su hijo, y prepárelo con anticipación cuando vaya a visitar lugares nuevos. Asegúrese de que su hijo visite dichos lugares con la persona que suele cuidarlo, quien podrá proporcionarle consuelo, apoyo y explicaciones.

 
Explicación

A menudo, los niños que padecen de un TEA prefieren las rutinas fijas. Algunos reaccionan mal cuando estas se les interrumpen. Algunos niños que padecen de un TEA pueden ser hipersensibles a cierta información sensorial, por ejemplo, a olores, luces o sonidos. Los viajes a lugares nuevos, tales como las tiendas, a menudo pueden resultar una experiencia estresante.
 
Trate de identificar cualquier factor desencadenante llevando un diario. Prepare también a su hijo con anticipación. Puede mostrarle una foto del lugar adonde irán (por ejemplo, una tienda), y explicarle lo que harán allí. Puede resultarle útil usar un cronograma para explicarle lo que sucederá durante su viaje, incluyendo cómo llegarán allí, cuándo comerán y cuándo volverán a casa.
 
Si su hijo aún se angustia, los siguientes consejos pudieran serle útiles:
 

  • Si los ruidos o las luces brillantes/parpadeantes generan ansiedad en su hijo, póngale orejeras o tapones en los oídos, un walkman o gafas de sol.
  • Aumente la tolerancia de su hijo a los nuevos eventos. Por ejemplo, para hacer las compras, empiece por llevar a su hijo a una tienda local por unos minutos, y vaya aumentando gradualmente el tiempo hasta llegar a visitar un supermercado.
  • Déle a su hijo un juguete conocido o un chupete para que lo lleve consigo; esto puede ayudarle a enfocar su interés en otra cosa mientras está en la situación estresante.
  • Déle a su hijo un tiempo para calmarse; por ejemplo, que pueda relajarse en el auto o en la casa, después de haber atravesado una situación de alta estimulación.

 
 
Esta información fue publicada por el equipo de información sobre salud, de Bupa, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por pares, por parte de médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general, y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.
 
Fecha de publicación Enero del 2010
 

Más información

National Autistic Society
0845 070 4004
www.autism.org.uk
 
 

Fuentes

  • About autism. The National Autistic Society. www.autism.org.uk, consultado el 26 de septiembre de 2011
  • Assessment, diagnosis and clinical interventions for children and young people with autism spectrum disorders – a national clinical guideline. Scottish Intercollegiate Guidelines Network (SIGN), 2007. www.sign.ac.uk
  • Mayor, S. Rapid response: authors reject interpretation linking autism and MMR vaccine. BMJ 2004; 328:602. doi:10.1136/bmj.328.7440.602-c
  • National autism plan for children. National Initiative for Autism: Screening and Assessment. www.autism.org.uk, publicado en 2003
  • Living with autism. The National Autistic Society. www.autism.org.uk, consultado el 29 de septiembre de 2011
  • Richmond AS. Autism spectrum disorder: a global perspective. Perspectives on Global Issues in Communication Sciences and Related Disorders 2011;1(2): 39–46. doi: 10.1044/gics1.2.39

 

Temas relacionados

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en niños
Terapia cognitivo-conductual
Dislexia
Epilepsia
 
 

Artículos relacionados

Esta hoja informativa está destinada a quienes padecen de incontinencia por estrés, o a quienes desean informarse sobre el tema. La incontinencia urinaria es la pérdida de orina...
La enfermedad de Alzheimer deteriora gradualmente el funcionamiento del cerebro, lo cual afecta la memoria de las personas, así como su capacidad para comunicarse, tomar...